Política

Alfred Marlon Sneek: El gobierno de Aruba debe tratar dignamente a los inmigrantes

El líder de la fracción parlamentaria del Partido del Pueblo Arubano (AVP), primera fuerza de oposición en la isla, critica el manejo de la pandemia por parte del gabinete Wever-Croes y sostiene que todos los esfuerzos deben enfocarse en recuperar la economía local

El Partido del Pueblo Arubano (AVP) presentó su lista de 29 candidatos a las elecciones parlamentarias del 25 de junio. El ex primer ministro de Aruba, Mike Eman, fue el encargado de dar a conocer los nombres de los aspirantes, que esperan reconquistar la mayoría de los 21 asientos del órgano legislativo.

Alfred Marlon Sneek, líder de la fracción de AVP, la más grande del Parlamento de Aruba, conversó con Crónicas del Caribe sobre el desafío que representa hacer campaña electoral en pandemia, las prioridades que debe asumir el futuro gobierno y la situación de los inmigrantes.

¿Cómo se prepara la fracción de AVP, uno de los partidos más grandes en Aruba, para atraer el voto de los ciudadanos en medio de la pandemia del COVID-19?

-Tenemos más de una dinámica. No solamente es la pandemia que está en su punto bien alto y hace su efecto, sino que también se adelantaron las elecciones. Los comicios debían ser en septiembre, pero el gobierno de Evelyn Wever-Croes decidió renunciar, pasando así de ser un gobierno legítimo a uno dimisionario.

Entonces, tendremos las elecciones el 25 de junio en lugar del 23 de septiembre. Hay que ir más rápido. Lo bueno es que AVP es un partido que siempre está preparado. No empezamos a alistarnos ayer para el proceso electoral. Desde hace año y medio comenzamos con las reuniones junto a diferentes actores en la comunidad. Creemos que para hacer un programa de partido que tenga el peso necesario, se tiene que hacer con el pueblo.

¿Cómo afecta la pandemia la campaña política en Aruba?

-El otro reto fue la pandemia porque por ser un país pequeño, tenemos costumbres que son muy fuertes y una de ellas es que en período de elecciones el político llega a tu casa, a sentarse y explicar qué hará para el pueblo y la comunidad. Es muy difícil hacer eso con distancia.

La campaña electoral toma fuerza en Aruba, que el 25 de junio tendrá una nueva cita en las urnas

De manera que nos hemos preparado para mantener la distancia, usando plataformas como Facebook e Instagram. Usamos Whatsapp para que la gente pueda tener ese contacto, pero a la vez estamos también en los barrios. Por supuesto que estamos atendiendo las reglas que nos puso el Departamento de Salubridad Pública, todos con sus mascarillas. De esa forma mitigamos y tratamos de mantener cualquier contagio al 0%, al mismo tiempo que damos al pueblo lo que pide, que es ver al político que pase por su casa y le presente el plan para el rescate del país.

¿Cómo evalúa el tratamiento que ha dado la coalición de Wever-Croes a la pandemia? ¿AVP lo hubiera hecho de otra manera?

-Seguro que sí. Nosotros hemos dado diferentes opciones respecto a la forma en que pensamos que se puede manejar esto. Esta isla depende del turismo, ese es nuestro pilar fundamental. Hay que reactivar la economía lo más rápido que sea posible, porque si no quedaremos en un limbo. En este momento hay personas que perdieron sus  trabajos y están consiguiendo una ayuda del gobierno. Otros que reciben un 60% de su salario, todo el mundo está viviendo en un mínimo porque los gastos sí se mantienen. Es importante que la economía llegue a un punto máximo, cuanto antes.

¿Y de qué forma creen que podría mejorarse rápidamente la economía de la isla?

-Uno de los puntos que hemos presentado es que tenemos que vacunar con una frecuencia mucho más alta. Somos una isla y los parámetros de los organismos internacionales señalan, por ejemplo, que los niños no se tienen que vacunar, eso en Aruba te lleva a un grupo reducido de ciudadanos, entre 70.000 y 80.000, que tienen que conseguir una vacuna.

Sneek subraya la necesidad de relanzar la economía y favorecer la actividad turística en la isla

Para nosotros está yendo muy lento. Hay que abrir más centros de vacunación, hay que llegar a los barrios para hacer la vacuna más accesible. También hemos dicho que hay que garantizar controles, pero dejar que los diferentes locales abran porque nosotros ahorita estamos abiertos para los turistas.

Los bares, restaurantes o cafés cierran alrededor de las 10 o 10:30 de la noche. Y esa gente vino para disfrutar y relajarse, y no para que le pongan un corsé demasiado apretado. Podrían activar una brigada que vigile que los locales están cumpliendo con las reglas.

¿Ustedes tienen alguna duda sobre los comicios venideros?¿Desconfían de que serán elecciones completamente limpias?

-El problema que observamos es la elección electrónica. Es muy peligroso. Incluso se puede ver en Estados Unidos, un país que prácticamente es el ente rector en el mundo de lo que es democracia. Hasta este momento, hay millones allá que creen que Donald Trump ganó las elecciones. Y eso no ayuda a nadie, a ningún país. Así que para nosotros es importante la transparencia y la seguridad.

¿Piden que el voto sea manual?

-Sí. En todos estos 36 años desde que Aruba se volvió semi independiente, nadie dudó del ente rector. Lo que pedimos es que el voto siga siendo manual y no electrónico. Si vemos en Curazao, tuvieron elecciones en marzo, allí unas 100.000 personas votaron y antes de las 11 de la noche se conocían los resultados. Todo el mundo lo aceptó y así fue. En Aruba, habrá unas 76.000 personas que pueden votar en 70 urnas, y en cada una de ellas hay un estimado de entre 1.000 y 1.100 personas que puedan sufragar. Cuando el gobierno adelantó las elecciones, quitó la posibilidad de que cualquier partido hiciera algún control para garantizar que en realidad el sistema funcione.

El dirigente de AVP cuestiona la labor del gabinete Wever-Croes para enfrentar la pandemia

Respecto a la población de inmigrantes y refugiados que hay en la isla, especialmente los venezolanos, ¿qué proponen AVP?

-Para nosotros es una falta de respeto que a una persona que llega y pide un asilo, no le respondan. Por ejemplo, hablé con una muchacha de Venezuela que en febrero cumplió cuatro años en la isla. Tiene a su hijo desde hace cuatro años en la escuela, cuenta con un contrato del apartamento donde vive y trabaja, así que tiene responsabilidades. Estaba esperando para conseguir asilo, porque cumple con todos los requisitos, y ahora le responden que no lo tendrá, que debe salir y regresar a Venezuela.

El parlamentario de AVP señala que el gobierno de Aruba debe responder con rapidez a los inmigrantes

Es increíble que tengan a una persona por tanto tiempo en un limbo sin decirle qué va a suceder para, de pronto, responderle que debe salir de la isla. Para nosotros hay que hacer un programa donde la persona que llega pueda hacer su petición y si cumple con los requisitos, lo acepten y consiga su asilo y punto, que consiga su permiso. Ahorita en Dimas (Departamento de Integración, Manejo y Admisión de Extranjeros) tenemos más de 7.000 permisos que no salieron. Son personas que esperaban su respuesta.

¿Qué opina de la regla según la cual para que se dé la reunificación familiar en Aruba de extranjeros con permiso de residencia, deben esperar unos tres años para que luego evalúen si procede o no?

-Eso está en la ley, porque la persona que llega primero a la isla debe tener un período estable de tres años y a partir de allí puede hacer esa petición. Si todo está bien, le tienen que informar a la persona que solicita si procede. Se supone que la persona vino a trabajar primero y no que traiga a la familia de una vez, porque la ley de reunificación familiar da automáticamente la posibilidad de unirse acá, pero también deben garantizar que se pueden sostener económicamente en Aruba.

El AVP ha organizado actividades culturales con miembros de la comunidad inmigrante

Es para garantizar que esa familia puede estar estable. No que llegue acá uno de la familia y al año siguiente el trabajo donde estaba ya no existe. Antes una persona que conseguía un permiso de residencia por diez años consecutivos, lograba su permiso indefinido. Ahora hasta eso lo cambiaron, dan cinco años solamente. Cambió de indefinido a cinco años, y eso no está bien. Si no existiera el migrante, Dimas no existiera. Los tienes que tratar dignamente. En toda colonia de extranjeros hay gente buena y mala, no puedes generalizar.

Comentarios de Facebook

Artículos relacionados

Back to top button